Padre Villoslada, 1 - Villacarrillo (Jaén). Villacarrillo@safa.edu - 953440877

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Más información

Acepto

Con vosotros desde 1943...

Facebook

Twitter

 

Enlaces

 

Pastoral

 

Identidad

 

Código de Conducta

Agora Communicative


FP a distancia

FP a distancia

Grupo Loyola

 
1054998
Hoy
Nº Visitas
59
1054998

     El sábado 16 de noviembre, el profesorado estuvimos en el encuentro zonal de convivencia y formación anual celebrado en SAFA Andújar.  Francisco Cuartero, SJ.  nos hizo reflexionar de la importancia del "Examen o Pausa Ignaciana en la educación".

     Profundizamos en este "Encuentro" en algunas de las claves de nuestra educación que quiere estar inspirada por la Espiritualidad Ignaciana. En un mundo donde "el tiempo" se ha convertido realmente en lo más apreciado para las personas y en el criterio que decide la implicación personal en las relaciones, en los proyectos,... dedicamos un rato sereno a valorar la necesidad de "parar" y a conocer "vitalmente" lo que San Ignacio nos propone en el llamado examen ignaciano" o "pausa ignaciana". Esta dinámica es una de las mejores "herramientas" que podemos tener a nuestro alcance para encaminarnos a lo esencial de la vida y algo que podemos ofrecer como propio a nuestros alumnos que les ayudará a situarse desde otra perspectiva en la vida.

¿Qué es y cómo vivir el "examen ignaciano"?

 

    El profesorado de nuestro centro, durante este curso escolar, se formará en aprendizaje basado en problemas (PBL), como estrategia didáctica para contribuir al desarrollo integral de los alumnos. 

    Esta labor se llevará a cabo, sobre todo, a través del planteamiento de preguntas que estimulen y reten a los alumnos/as de manera apropiada, motivándolos y facilitando su proceso de aprendizaje.

 

Durante esta primera semana, el Claustro de Safa Villacarrillo ha compartido momentos de reflexión sobre qué tipo de personas queremos que lleguen a ser nuestros alumnos. Siempre hemos perseguido el desarrollo integral de la persona, en todas sus facetas, para que pueda poner toda su valía al servicio de los demás y de esta sociedad que tanto nos necesita. 

A partir de ahora, oiréis hablar mucho de las 4 Cs. Y es que aterrizando en ese desarrollo integral, queremos que nuestros alumnos sean:

 

Conscientes

Compasivos

Comprometidos

Competentes

 

Conscientes para construir su proyecto vital. Por lo que será necesario promover la creatividad en el trabajo que conduzca a proponer nuevos modos de aprendizaje que permitan conocer más y mejor la realidad, analizarla y buscar modos de contribuir a generar nuevos hábitos personales, nuevas formas organizativas y la felicidad y la justicia para TODOS

 

.

Compasivos, personas solidarias que se aproximan al prójimo con sensibilidad y simpartía para responder a sus necesidades y que identifican y afirman especialmente a los débiles y exluídos para promover su realización. Como educadores debemos enseñar a sentir y gustar internamente la ALEGRÍA del que da ayuda, de que da.

 

Comprometidos con la solución de los problemas que aquejan a la humanidad, con visión crítica de la realidad, que asumen lo público como plataforma de bien común, nacional e internacional, personas comprometidas con el cuidado y preservación de la NATURALEZA.

 

Competentes, ser capaces de trabajar y prosperar con los demás. Se persigue una educación por excelencia en la formación que forme líderes en el servicio no en la competencia, agentes y multiplicadores. Una excelencia personal, según sus posibilidades y cualidades de CADA UNO, que se traduce en la atención a la diversidad.

 

 

Página 1 de 53