953440877 - Padre Villoslada, 1 - Villacarrillo (Jaén)

Con vosotros desde 1943...

Facebook

#YoconSAFA - Twitter

Pulsa sobre el escudo

 

Enlaces

 

Pastoral

 

Identidad

 

 

Código de Conducta

Código de conducta

Agora Communicative


FP a distancia

FP a distancia

Grupo Loyola

 

El Tiempo

 
0773300
Hoy
Nº Visitas
248
773300

IMPORTANTE: todo aquel que haya retirado su entrada y quiera acompañarnos en el teatro Coliseo podrá hacerlo hasta completar el aforo. 
 
Gracias!

 

     Se recuerda a todas las familias que ya se encuentran publicadas y baremadas en el tablón de anuncios del centro las listas de solicitantes de nuevo ingreso para el curso escolar 2018/19.

Como todos los años dentro del plan del consumo de la fruta está el recetario. En esta nueva edición, en la elección de la receta y la selección de los ingredientes se tendrá especialmente en cuenta que sean productos de temporada y/o producidos en la zona. Se le pide al alumno que traiga una receta que contenga frutas y hortalizas.

Tiene que contener los siguientes requisitos:

-Nombre de la receta:

- Ingredientes:

- Elaboración: "Describir la elaboración paso a paso."

- Productos de temporada incluidos en esta receta:

- Imagen: Hacerse 2 fotos en el proceso de elaboración de la receta y incluirlas debajo de la misma.

 Esta receta será elaborada por el alumnado en casa, con ayuda de su familia.

Se realizará en un folio tamaño A4

¿Cuáles son los criterios de valoración de la receta?

• Integración de la actividad en el Plan de Actuación de Creciendo en salud.

• Integración curricular de la actividad "Concurso Recetario".

• Implicación de la familia en el desarrollo del concurso.

• Recetas saludables, tanto por la elección de ingredientes, como por el proceso de elaboración:    

- Evitando grasas saturadas y azúcares.   

 - Utilizando preferentemente alimentos frescos y de proximidad.    

- Cuidando la higiene en el proceso de elaboración.

 • Adecuación de las recetas presentadas a la temática del concurso: “Recetas elaboradas con productos de temporada y proximidad”.

• Creatividad y originalidad de las recetas.

 • Presentación del recetario: texto en formato de receta, nomenclatura utilizada, expresión de cantidades, gramática, ortografía, originalidad en la imagen de presentación de cada receta, etc.

• Incorporación de elementos culturales y del entorno en las recetas.

• Enfoque de género.

 • Elementos de difusión del Concurso Recetario entre la comunidad.

El plazo del concurso es hasta el 15 de mayo. Así que tendrán hasta el lunes 7 de mayo (primer lunes a la vuelta del puente).

Os adjunto las bases del concurso y os dejo este enlace si queréis más información:

                                                   http://www.juntadeandalucia.es/educacion/webportal/web/vida-saludable/recurso-plan-consumo-de-fruta

 

Durante esta semana hemos estado celebrando en nuestro colegio la “Semana Ignaciana”, momento del curso en el que hemos dado a conocer la misión de la Compañía de Jesús.

Hemos conocido lo que la Compañía es o ha sido, lo que hace o ha hecho y lo que ofrece para el crecimiento de las personas comprometidas con el mundo en el que vivimos.

También hemos recordado lo importante que es ser solidarios y ayudar a los demás.

El jueves se realizó la “ofrenda floral”, la lectura de emotivos pregones y el “besapies” al cristo.

El viernes se llevó a cabo un torneo de ajedrez en el que participaron alumnos/as de nuestro colegio y también antiguos alumnos.

Para culminar la semana se ha procesionado por las calles de la localidad.

 

Torneo de Ajedrez

 

Mosaico con el Escudo de SAFA

 

Preparación de la Procesión

 

Unidad Didáctia "Los Sentidos"

Redacción de Victoria Soto González

SI YO ESTUVIERA CIEGA

Si yo me quedara ciega permanentemente me sentiría sobre todo muy triste por vivir en auténtica oscuridad, sin luz, sin colores… Triste también por no poder ver a mis familiares, a mis amigos, por no saber cómo hacer las cosas, por no poder hacer deportes o bailes. Tendría un sentimiento de preocupación porque muchas veces me preguntaría si los demás están sufriendo por mí por ser ciego y por las veces que necesitaría de su ayuda para que no me pasara nada. Pero también me sentiría contento de poder hacer la mayoría de las cosas, aunque estuviera ciega y de no sentirme una persona rara por no poder ver.

Pensaría muchas cosas, como qué puedo hacer para no tener que necesitar a nadie para moverme y hacer las cosas, qué pensarán los demás de mí, cómo me tendría que comportar para que la gente me viera como una persona normal y no como un discapacitado… Y le pediría a la gente que me contara cómo son las cosas. Mi abuelo Juan, por ejemplo, estuvo 9 años ciego por un desprendimiento de retina. Se pasaba el tiempo preguntando, escuchando la radio y como no podía ni leer ni escribir que era lo que más le gustaba le dictaba cartas a mi tía Isabel. Cuando volvió a ver, esas cartas en las que le hablaba a mi padre de caballos, las publicó en un libro titulado “Memorias de un jinete, cartas a Carlos”.

            Si estuviera ciega actuaría como una persona normal con la ayuda de mi bastón para moverme o de otras cosas como un perro guía para andar por la calle y cruzar los pasos de peatones. Utilizaría el sistema Braille para leer y utilizaría el resto de los sentidos como el tacto, el gusto, el oído y el olfato. Me esforzaría por hacerlo todo con mucha paciencia y haría muchas cosas para no aburrirme y sentirme sola, como hacer deporte con ayuda de una persona.

 

 

Redacción de Belén Gamo Cabrera.

CEGUERA

          Si yo me quedara ciega permanentemente, lo primero que sentiría sería tristeza y estaría apenada porque ya no podría volver a ver el mundo de luz y color, a las personas que quiero, los bonitos paisajes y a todos los seres vivos que quiero en mi vida.

          Me sentiría una persona que depende de los demás para muchas tareas por ejemplo: combinar las ropas, cocinar una buena receta, etc. Me sentiría apartada de mis amigos o mis amigas, porque no podría jugar igual que ellos o no podría hacer las actividades de clase. Pensaría que soy una persona diferente e inferior a otras, porque no podría hacer muchas de las cosas que la mayoría de la gente. Pensaría en todo lo que antes podía hacer, en todo lo que se podía ver y en todo lo que me estaría perdiendo por haberme quedado ciega.

         Todo esto es lo malo que me podría ocurrir, pero yo no me quedaría sentada en un sillón, llorando por ser ciega, no yo, todo lo contrario, empezaría reconociendo todos los obstáculos de la casa, para que cuando me pidan algo, podré cogerlo y entregárselo y no que empiecen a buscarlo ellos, aprendería a escoger la ropa, vestirme sola, cocinar sola, asearme sola ir al colegio, participar en todas las actividades que yo pudiera practicar, etc. Procuraría que ser ciega no significara algo negativo, y poco a poco no dependería de la ayuda de los demás, aunque principio necesitaría mucha ayuda. No me gustaría que me tratasen como una persona diferente o simplemente una discapacitada. No me gustaría que tuvieran pena de mí, lo que me gustaría es que me apoyaran y que no tratasen de engañarme y hacerme ningún daño.

 

 

 

 

 

 

Página 1 de 48